Carta de D. NACHO LUZÁRRAGA ORMAECHEA, socio y Director de Exportación de Samper Impresores

Queridos socios y asociados:

 “Seguimos en Sociedad” me ha parecido una gran idea en este duro periodo de confinamiento que hemos pasado por el Covid-19. Tenemos una buena colección de cartas con interesantes aportaciones y pensamientos. Guardarlas y editarlas va a ser un tesoro para las futuras generaciones. Comenté que quería hacer una carta con optimismo, con un poco de humor y con las vivencias que he tenido durante mi vida en nuestro club. Viajo asiduamente al extranjero por temas laborales e intento ver el lado positivo para poder retomar los proyectos de nuestros clientes extranjeros.

El 2 de junio, en la reapertura del club, ayudando a instalar la señalética de prevención sanitaria, me vinieron a la cabeza momentos muy importantes de mi vida relacionados con La Bilbaina: mi juventud, mi boda, las de mis hermanos y amigos, bautizos, comuniones y, sobre todo, mis bodas de plata, donde la fiesta estuvo mejor todavía que el día de la boda.

Quiero felicitar a la Junta Directiva, con Antón a la cabeza, por el esfuerzo que han hecho por poder abrir nuestro club cuanto antes. Unas consignas de prevención perfectas, lideradas y mimadas por nuestro Vicepresidente, Juan Goiría. Hemos tenido suerte de poder contar con su aportación profesional; he aprendido de él más del Covid-19 que de todas las informaciones mediáticas. Será una gozada cuando Juan organice una conferencia con posterioridad a la esperada vacuna.

Voy al tema musical y eventos vividos en el club, que es lo que realmente quería contar. Empiezo por los tiempos de La Bodega (los años 70), donde generaciones, vamos a llamarlas del baby boom, estuvimos acudiendo bien jovencitos. Hermanos de familias numerosas pasábamos, cada cual con sus allegados de quinta, por la discoteca durante unos años. Era como una especie de templo donde conocimos, y seguimos saludando al cabo de años, a mucha gente. Aquellos primeros amores, y pudiendo compartir y hacer nuevas amistades. Con canciones míticas que hemos guardado en la mente.

La mejor anécdota: como en aquellos tiempos no existía la prohibición de servir bebidas alcohólicas a los menores de 18 años se tomaban copas dentro de La Bodega. Un día un joven bebió demasiado y sus amigos lo sacaron fuera para airearse. Un socio de edad avanzada apareció para coger el coche del parking y lo vio dormido. ¡Escándalo al canto! Pensó que estaba en coma etílico e hizo llamar a una ambulancia. Total, a partir del fin de semana siguiente prohibición de alcohol. Solo cerveza y refrescos. ¿Cuál fue la solución? La gente empezó a llevar sus petacas escondidas. Y el baño se convirtió en sala de cócteles.

Sería bueno crear un nuevo club de jóvenes (hijos de los socios más jóvenes) para ir haciendo cantera.

Me acuerdo también, en aquella época, años 76, 77 o 78, todavía existían las galas de baile con orquesta en Navidad. Ya con la crisis no había puestas de largo, pero la gala existía. Siendo bien jovencitos dos amigos decidimos acudir. Igual por edad no podríamos entrar pero nos hicimos los hombrecitos. Para darnos importancia, y esperando que empezase el baile, nos fuimos con nuestra chaqueta, corbata y pantalón oscuro a tomar una cerveza al antiguo Woody (Albia). Llegamos a la barra y pedimos dos cervezas. Al lado había un grupo de adultos y se nos acercó uno de ellos. En plan gracioso el muy canalla nos pregunta: “¿Sois los niños de San Ildefonso?”. Nos pegó el tío tal bajón que estuvimos callados toda la noche en La Bilbaina. Todavía me viene a la mente cuando veo los jovencitos (más aún que nuestra época) yendo a las galas de Navidad. Siempre digo, “ahí van los niños de San Ildefonso”.

Ya en el año 81 u 82, si no recuerdo mal, el Gerente Juan Torres se animó a cambiar las galas y hacerlas con disco show. Los que estábamos en un proyecto de discotecas móviles, montamos los equipos y llevamos a los Djs de los 40 Principales de la SER, que era la emisora de moda. Gente como la televisiva Ana Blanco, Eli del Valle, Cristina Ardanza o Borja Bilbao deleitaron las galas en directo. Fueron unos años de continuación para la gente que acudió en su día a La Bodega. Las galas estuvieron fenomenal y a tope de gente.

En la cena del 175º Aniversario, charlando con mi amigo Tirso Barbier, que es un fenómeno en música, se nos ocurrió montar de nuevo una gala divertida con actuación en directo rememorando aquellos años. Y le pusimos el nombre de “Revival La Bodega”. Tanto la Junta como Manu Suarez apoyaron la idea. Fue divertido compartir las reuniones con Manu y su equipo (José Luis Cazorla, Iñaki Alonso y Ana Villacorta) y amigas como Mada Suárez y Beatriz Marcos, que ayudaron también a montar la fiesta. Después de este duro periodo, habrá que montar para finales del 2021 una fiesta y show más grande y divertida y poder disfrutar todos en sociedad con nuestros amigos.

Hay y habrá siempre un espíritu musical muy importante en la institución. El Bilbaina Jazz Club, Juventudes Musicales de Bilbao, el Coro Sociedad Bilbaina y las actuaciones de grupos en directo, entre otros.

A ver si tenemos suerte y podemos traer para otoño a dar una conferencia al gran Bill Smith, un buen amigo y colaborador en Inglaterra en diseño gráfico que está dando por Europa algunas conferencias y presentaciones de su etapa como director de arte de la casa discográfica Polydor. Nos podría explicar los diseños que creó para las portadas de antiguos vinilos LP de grandes bandas como The Jam, The Cure, Rolling Stones, Genesis, Mike Olfield , Eric Clapton, Queen… e incluso Mecano a nivel estatal. Puede ser fantástico.

Y ya finalizando, leí el otro día en un suplemento de un periódico, en la sección Tech: “Desconfinamiento digital”. Es interesante que alguien de tecnologías digitales nos animase a reducir el tiempo que pasamos con los móviles, tablets, ordenadores, etc., después del confinamiento. El contacto humano es diferente y enriquece mucho más. Así que, animo a “Seguir en Sociedad”, pero más en nuestro querido edificio.

Y un abrazo a mi querido Fran Barainca Vicinay y su familia. Me emocioné leyendo su carta después del fallecimiento de su hermano Ignacio, todo un referente perdido desgraciadamente. Me vino a mi cabeza cuando perdí el mío también. Animo a toda la familia.

Un cordial saludo a todos los socios y socias, y “Seguimos en Sociedad”.

Nacho Luzárraga Ormaechea

SOCIO Y DIRECTOR EXPORTACIÓN DE SAMPER IMPRESORES (GRUPO GRÁFICO GARCINUÑO)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X