La etapa de la Plaza Nueva

La Sociedad Bilbaina, a partir de ese momento, arrancó a toda máquina. Al año siguiente de su fundación ya contaba con 240 socios. La cuota de entrada, que se había establecido en cuarenta reales de vellón (2 duros) fue elevada a 100 reales (25 pesetas). La cuota mensual inicial, que era de 3 pesetas, se mantuvo sin cambios hasta 1844, en que subió una peseta.

Como a fines de 1843 los socios eran ya 300, al año siguiente se planteó la necesidad de trasladar la sede a un local más espacioso. El proyecto resultó fallido pero se convirtió en una especie de anhelo permanente, que rebrotó en el proyecto de 6 de marzo de 1847, en el de 1857, en el de la primavera de 1866 y en el también fallido de 1882.

Por fin, en la junta del 29 de enero de 1908, se propone estudiar definitivamente el traslado, al tiempo que resulta elegido Presidente D. Pablo García Ogara. La propuesta se convierte en decisión firme en la reunión de 28 de febrero de 1909, nombrándose una Comisión Técnica para que se encargue de seleccionar los posibles y mejores emplazamientos. El 18 de Abril se aprueba el lugar de la nueva sede: los terrenos llamados “de la Concordia”, en la otra orilla del Nervión.

El primero de octubre se resolvió el concurso convocado para el diseño del edificio y sus dependencias interiores. De todas la propuestas recibidas se seleccionaron tres, y de éstas resultó elegida la presentada por D. Emiliano Amann que, con ligeras modificaciones, es la que se construyó.

En mayo de 1910 se colocó la primera piedra y las obras se iniciaron en el mes de octubre. Dos años y medio se tardó en levantar el extraordinario edificio que hoy podemos contemplar. La obra se dio por terminada el 24 de enero de 1913. Había costado tres millones y medio de pesetas. Pero volvamos atrás. En los setenta y cinco años que permaneció en la Plaza Nueva, la Sociedad Bilbaina fue testigo de importantes acontecimientos.

La Segunda Guerra Carlista (1846-1849) no afectó prácticamente a Bilbao y, por ende, tampoco a la Sociedad. No así la Tercera (1872-1876), en que la ciudad sufrió un terrible asedio por parte de las fuerzas del Pretendiente. Este Sitio (que era el cuarto de los padecidos en las Guerras Civiles del XIX) se extendió desde el 28 de diciembre de 1873 hasta el 2 de mayo de 1874. Haciendo gala de singular sangre fría, los Socios pidieron el 8 de marzo, durante el asedio, que se blindaran dos salas del piso alto para así poder seguir acudiendo a la Sociedad sin estar expuestos al bombardeo. A pesar de ello el impacto de un obús destruyó la mesa de billar, uno de los más firmes símbolos de la Bilbaina. Fue inmediatamente reparada.

A la Sociedad le tocó también vivir, en esa larga etapa, hechos históricos relevantes, como la revolución de febrero de 1848 (en toda Europa, pero especialmente en Francia, con la caída de la monarquía); la Guerra de Secesión (1861-1865) en Estados Unidos; el golpe de estado que destronó en 1868 a Isabel II; la Guerra de Cuba (1868-1878); la Guerra Franco-Prusiana (1870-1871); la pérdida de las colonias en el 98; la Guerra de los Boers (Sudáfrica, 1899-1902) o la Ruso-Japonesa (1904-1905).

Pero no todo lo que sucedía era negativo, ni mucho menos. La Bilbaina fue testigo de excepción de una de las épocas más brillantes en la vida de la Villa, que experimentó en esas décadas finales de siglo el más espectacular impulso económico, social y cultural de sus seiscientos años de historia.

Y ya por lo que respecta a los acontecimientos de carácter interno vividos por la Sociedad Bilbaina, haremos un escueto resumen cronológico, para no alargar la lectura.

  • 1839 (15 octubre): Se funda la Sociedad. Primer Reglamento (18 artículos). Primera Comisión Directiva, a renovar cada año. Primer Presidente: D. Máximo Aguirre.
  • 1846: Primer presupuesto (“aproximado”) de Biblioteca. Primer Catálogo de Libros.
  • 1849: Primeras correspondencias con otros Clubs (Logroño, Pamplona y Vitoria).
  • 1851: Se decide no volver a arrendar la administración sino llevarla por sí.
  • 1852 (31 enero): Primer Baile en la Sociedad.
  • 1855: Se eleva la cuota a 5 pesetas al mes (con pago trimestral). Bilbao se encuentra sumido en una terrible epidemia de cólera morbo.
  • 1858: Se superan los 500 Socios.
  • 1862: Renovación a fondo del mobiliario y demás enseres.
  • 1867 (7 junio): Pavoroso incendio en la calle del Correo. Al hundirse el edificio muchos bomberos encuentran la muerte, entre ellos su jefe, el arquitecto D. Antonio Echániz. La Bilbaina encabeza los socorros a los familiares de las víctimas.
  • 1870: Segundo Reglamento, con 34 artículos. La principal novedad es que se permite comer en la Sociedad, cosa que prohibía expresamente el art. 11 del Reglamento Fundacional.
  • 1872 (agosto): Fiesta Náutica en la Plaza Nueva en honor de Amadeo de Saboya.
  • 1876: Se convoca una huelga de mozos, que la Sociedad resuelve favorablemente.
  • 1877: Se realiza una reforma completa de los locales por importe de 75.500 reales.
  • 1879: Quedan abolidas (y prohibidas) las propinas.
  • 1881 Se crea la figura del Vocal Bibliotecario (hasta entonces se encargaba de ello el Secretario). Recae el cargo en D. Carlos de la Plaza y Salazar. Se edita un nuevo Catálogo de libros con cerca de 1.000 títulos.
  • 1882 (17 noviembre): Se aprueba el Tercer Reglamento de la Sociedad.
  • 1884: La presidencia pasa a ser bienal. El primer Presidente en la nueva situación es D. José Mª Arteche.
  • 1887: Se encarga a Adolfo Guiard, joven artista bilbaíno recién vuelto de París, la ejecución de tres grandes cuadros: “La Terraza”, “Cazadores en la Estación de Abando” y “La Ría de Bilbao en Axpe”.
  • 1889: La Sociedad cumple sus Bodas de Oro. Su Presidente, Sr. Hoffmeyer, inaugura el alumbrado eléctrico.
  • 1892: Se establece el uniforme que han de vestir los mozos de la casa: casaca y pantalones verdes y chaleco a rayas verdes y amarillas.
  • 1897 (21 diciembre): Se adopta el sistema de votación por bolas blancas y negras modificando el art. 8 del Reglamento de 1839. Se crea la Comisión de Admisión. Se instala en los locales la calefacción a vapor.
  • 1898: Se recaudan entre los Socios 63.967 pesetas para la suscripción a favor de la Marina de Guerra tras el desastre de Cuba y Filipinas.
  • 1899 (verano): Se instalan los primeros ventiladores eléctricos.
  • 1900: Se aprueba instalar un Salón Restaurant. Entra en la Bilbaina su más famoso chef: Alejandro Caverivière.
  • 1902 (29 abril): A la muerte del ex presidente D. Tomás Gana se acuerda poner la bandera a media asta cada vez que fallezca un Socio.
  • 1903 (6-7 abril): Nuevo Reglamento (86 artículos). Nuevo Catálogo de libros (unos 2.000 títulos).
  • 1908-1913: Proceso de cambio de sede, según figura arriba.
Contact Us

Si desea algún tipo de información o quiere hacernos una consulta, póngase en contacto con nosotros.